Instagram @
Facebook

TRABAJAR EN LA ASOCIACIÓN DIME O EL PRECIO DE SER UNA FAMILIA DISTINTA

11/01/2024

Dice la Real Academia de la Lengua Española dentro de sus diferentes acepciones que una FAMILIA es: <<Conjunto de personas que tienen alguna condición, opinión o tendencia común>>; Y echando la vista atrás…pues sí eso debemos ser, aunque a veces, cuesta.


Ha llegado 2024, y nuestra Entidad cumple la MAYORIA DE EDAD. Ese momento terrible y a la vez esperado por todos nuestros niños, niñas y adolescentes donde viven grandes crisis de VINCULACIÓN, IDENTIDAD Y OBJETIVOS VITALES. Como Asociación madura que ya somos hemos navegado por tormentas de diferente calado y superado montañas empinadas que parecían no tener cima y ahora que cumplimos la mayoría de edad, el mar sigue ofreciéndonos todos los días la posibilidad de hacernos expertos marineros. 

Pero ¿merece la pena? LA RESPUESTA ES, SIEMPRE.


Como en todas las familias nos encontramos a veces con el “tío que se queja por todo”, “el cuñado que dice cosas inoportunas”,  “la prima que se siente la oveja negra de la familia”, pero en la gran mayoría de las ocasiones somos personas adultas AFECTUOSAS que vivimos nuestro trabajo como parte insustituible de nuestra vida, pues un día descubrimos que nuestro motor es hacer felices a “es@s loc@s bajit@s” y que su INTERÉS SUPERIOR sea una realidad y no una frase dentro de los numerosos documentos que invaden el día a día de cuantos trabajamos con la Infancia. 


A veces, vivir de este modo y poner el CORAZÓN, LA TRIPA Y EL CEREBRO resulta demoledor a nivel personal pues pone de manifiesto nuestros rincones más oscuros, pero como “expertos cirujanos”, debemos entrar a los hogares “asépticos”, pues corremos el riesgo de infectar la HERIDA que traen consigo los niños, niñas y adolescentes que llegan a nuestros HOGARES para ser SANADOS, ACOMPAÑADOS, MOTIVADOS Y QUERIDOS.

Será este 2024 un año de celebración, para echar la vista atrás y recordar aquel primer día de cada uno de los integrantes de esta <<GRAN FAMILIA DIME>>: anécdotas, risas, lágrimas, enfados y silencios…


Un año para compartir con aquell@s que dan sentido a esta locura, l@s pequeñ@s que están y que estuvieron (aunque alguno ya roce la treintena), los/as compañeros/as que un día tomaron otro camino pero sienten que esta es su familia, nuestras propias familias (que soportan cada día que tengamos un trabajo precioso pero que nos acompaña a casa), pero sobre todo, este es el año de RECONOCERNOS, de mirarnos a los ojos y abrazarnos el alma, porque sabemos que no ha sido fácil llegar hasta aquí y que no será fácil seguir caminando y creciendo POR Y PARA ELLOS/AS.


¡FELIZ MAYORÍA DE EDAD!












Y como una especial familia que nos sentimos, os compartimos en imágenes cómo hemos disfrutado de nuestra Navidad 


¡A POR EL 2024!

Este sitio web utiliza cookies. Consulta nuestra política de privacidad para obtener más información.

Denegar

Aceptar